Juan Carlos Onetti

En dos partes.

esc ONETTI Hace un tiempito que venia postergando este encuentro. Era fundamental mantenerme fiel a mi método de ser virgen ante la lectura de nuevos autores, más cuando estos son considerados hitos indiscutidos (agrego igual , que Borges por ejemplo, no lo consideraba literatura de su interés).

Así fue que por lo único que me dejé nutrir fue por el consejo de una librera que atiende un hermoso lugar, que Cosme y yo ya hemos adosado a nuestra listas de cálidas librerías (hemos desarrollado un pequeño sistema de librerías amigas y “de las otras”, consideramos que en éstas ultimas podrían vender libros, quesos o afeitadoras, sin cambiar un solo ápice en las características del vendedor), la llamaré lupita por ahora por respeto a que no le he preguntado si la podía citar en los post. Ella me ayudo a orientarme en el océano de letras de este para mi nuevo señor, y así fue que comencé con su primer novela “ El Pozo”.

Como lo titulo ha sido tanto el interés que el autor ha despertado en mí, que me he convertido en un sabueso de sus estelas.

Leo varias cosas sobre él durante el día, me nutro de imágenes, y pregunto sobre sus anécdotas a todos los que me puedan ayudar.

Me he contagiado un poco del carácter obsesivo de mi amado Cosme en éste asunto.

El “año Onetti” se conmemora al festejarse los cien años de su nacimiento, por lo que abusaré de este entorno, para traerles esta historia en más de una pieza.

Hoy mismo voy a participar de una charla sobre él , en otra de esas librerías amigas a las que me refería. Serán María Angélica Petit y Omar Prego Gadea (quienes compartieron años de su vida con Onetti y convivieron incluso con él) los encargados de transportarnos un poco más a las cercanías de tan particular escritor.

onetti21 Como en un primer capitulo paso a contarles algunos datos que pueden ir pintando su imagen, son colores un poco aguados por mi inexperiencia, seguramente muy pocos también; contrastantes de una vida con una paleta muchísimo más vasta de ésta por la que elijo comenzar.

Muchas características discutidas, muchas muy claras.

De las primeras su vida gris y desordenada, su falta de humor, su hermitaniedad, su tosquedad , su obscuridad ( casi todas completamente revertidas); de las segundas , un hombre comprometido, sagaz, con una capacidad excepcional de lectura de la vida, de esos seres primos, que muchas veces son erróneamente catalogados por preceder a su tiempo. Un ser de una hospitalidad sin igual, y con una decisión fuerte ante lo que consideraba debían ser valores fundamentales en la vida, compromiso, inteligencia, sencillez.

Periodista (escritor durante años del semanario Marcha), político involuntario (no solamente la militancia define a un ser político, también lo definen sus acciones y sus comunicaciones), juez literario (actividad esta ultima que le valdría la persecución), perseguido y encarcelado por la dictadura, exiliado involuntario, postrado en los últimos años de su vida (de su boca la explicación era que no se levantaba de la cama por temor a que su perrita Biche le mordiera las canillas), escritor que rompió la estructura de la literatura hispana existente hasta el momento y aún con todo lo anterior, mucho más aún.

Pero ésta señores, es solo la primer parte, permítanme seguir cual Sherlock buscando datos, desentrañando madejas de referencias, cultivando perlas en conferencias y charlas y les iré ampliando la historia de uno de los más grandes y más controvertidos escritores nacionales.

9788466320399 Y ahora El Pozo.

A sugerencia de “lupita”, empecé por su primer novela, su primer paso en un profundo y frondoso camino hacia letras de oro.

Cosme contesto a mi regalo“Montevideanos” (no tienen idea de cuanto ansió que se acerque a Bene), con este primer Onetti para mi legajo.

Lo leí en día y medio.

Tengo una clasificación más (sumamente Alice) para los libros que leo, están los que me cautivan durante la lectura y los  otros, los que lo hacen luego de terminarla; El Pozo se encuentra en el segundo bando.

Eladio Linacero decide a sus 40 años que como corresponde a todo hombre ya es hora de escribir su historia. Un personaje raído, solitario, descreído y desencantado del mundo, que pese a todo ensaya intentos de esperanza, sumando fracaso tras fracaso.

La existencia de un hombre desnudo, contrariado y porfiadamente inocente, esperando ser convalidado en su carácter de escritor y perdiendo una vez más la oportunidad de la critica positiva, que de todas formas no le cambian mucho.

Apático y desinteresado del juicio ajeno, al mismo tiempo que vehementemente buscador en paralelo de ser aceptado e inmerso en cualquier conjunción social.

Tuvo mucho perfume de Salinger ( aunque he escuchado luego de la, que Onetti se nutrió mucho de Faulkner) para mi, quizá porque no hacia mucho había terminado con el Guardián.

Es imposible no sentirse contrariado con esta novela, no sentir que algo falta al terminar, que la primer lectura, que la primera cáscara de piel, no es el mensaje neto del libro, que hay que seguir ahondando, seguir en viaje hacia el interior, y volver a preguntarse, volver a empaparse de Eladio, para traducir lo que en verdad nos provoca.

Y como en otras situaciones, tanta calma despierta, revolotea, inicia, siembra, arma un dejo de perspicacia que nos queda por allí rondando.

montevideo_reconoce_a_onetti_2 Y ahí comencé el camino hacia Onetti, en las lecturas subsiguientes de la misma novela, en las exégices, en las notas al pie que me gritaban desde el libro ya cerrado.

La necesidad de aceptación, la melancolía del pasado, la falta de fantasía, el tedio, la levedad del amor, las estructuras toscas de lo que debe ser , a falta de lo que podría.

Por eso les sugiero ahondar en éste autor, consumirlo, dejarse consumir, romper barreras y hacer lecturas más profundas, que quizá necesiten de más tiempo pero que seguramente no serán caducas.

A la mayoría la adivino mucho más avanzada que yo en éste camino, de ellos espero comentarios, y porque no también de los que como yo recién comenzamos esta relación Onettista.

Gracias,

Alice

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s