El Ocho

El-ocho-BOLSILLO-TAPA-DURA-CON-SOLAPAS_libro_image_zoom

DÓNDE RADICA EL PODER ?

Como todas esas cosas que  envuelven calidez y magia, la librería Pocitos Libros nos seduce al menos dos o tres veces a la semana, parece que nos tira una cuerda juguetona tanto a Cosme como a mí, y con placer nos vamos acercando hasta ese rinconcito lleno de libros acodados con el mayor de los amores, hijos de un librero que dibuja una sonrisa en la mirada cada vez que nos cuenta sobre alguno de ellos.


Cosme abre una lista mental de interminables preguntas, sueña con tener los cómics que le faltan, los miles de libros que espera ir tachando en su insaciable lista, y transita una carretera bidireccional con el librero, donde los dos se enfundan en pequeñas conversaciones literarias que denotan disfrutan al máximo. Me cuelo también yo, preguntando sobre los volúmenes de mi lista, o algún libro que me guiña el ojo desde la mesa y que el librero incansable va respondiendo con afable argumento.
Jamás salimos de allí con Cosme, sin sentirnos más felices. Sonreímos y ansiosos nos volvemos a contar todo lo que descubrirnos incluso sabiendo que el otro fue testigo de lo que estamos contando como novedad.

En una de esas visitas, Cosme me toco el brazo y me dijo “este libro es para  vos” (debo reconocer que en la lista de cosas que amo de él, esa es una de las primeras; cuando frente a algo que le apasiona tanto, guarda un lugar de su tiempo para buscar y sugerirme libros que sabe me van a seducir) así puso en mis manos un volumen de “EL OCHO ”. Su tapa completamente blanca estaba adornada nada más que con el dibujo de un alfil negro, que inmediatamente llamó mi atención (Cosme no ha errado hasta el momento en ni uno de sus hallazgos; todos los libros que me ha sugerido han sido un éxito, y aunque las mías fueron en general también acertadas, cuento en mi legajo con un tachón, el día que le regalé con mi mayor entusiasmo El artista de la Muerte).
Al vernos, el librero se afanó en recomendármelo, y con las claves que listó (Carlo Magno, Napoleón, la Revolución Francesa, los zares rusos, números, códigos, Grecia), no tuve más que esperar al siguiente mes y hacer efectiva la compra, el mismo día de cobrar el sueldo; pudiendo llevarme una nueva edición en tapa dura, ahora con el mismo alfil negro pero en una cubierta matelaseada de casquillos verdes y marrones.

ajedrez_modulo El ajedrez ha siempre atraído toda mi atención. No he tenido nunca la oportunidad de aprender a jugarlo, pero siempre sentí que es uno de mis pendientes. Es un juego que envuelve, a mi entender, las habilidades más grandiosas con las que esta envestido el hombre. La inteligencia, la memoria, la paciencia, la creatividad, la seducción, la sabiduría, la estrategia.
Juego milenario, que ha sido el centro de tantos espacios de poder, planificaciones del mundo y del desarrollo de la Historia sobre una tabla de cuadros blancos y negros. Muchas veces los hitos históricos se han decidido y se siguen decidiendo sobre una mesa, entre muy pocos, en nombre de infinitos muchos.
Dónde nace el poder, dónde se desarrolla ? Quién lo ejerce en la realidad ? ¿Qué lazos del tiempo podemos definir , y cuales están ya naturalmente determinados ? ¿Qué hemos creado y qué simplemente descifrado de nosotros mismos y de nuestro entorno?
Me sentí atrapada por cada página que leí, y siento decirles que más por el disparador de la memoria que por la propia historia.

La trama es buena, pero de alguna forma predecible. Lo que es encantador e  inexorablemente atrapante son las referencias.
Katherine Neville, en un increíble laberinto, mezcló historia, matemática, filosofía, biología, música y otras tantas ramas del conocimiento, en un desarrollo que por momentos puede dejarnos perplejos.
Sin olvidar que la base es novela y no dejarnos llevar por el fanatismo ante recursos que fueron utilizados como parte del cuento y no con rigor científico, es sin dudas un ejemplo de lectura interesante.

Me seducen todos los hechos que nos rodean y que tienen un patrón lógico, no siempre claro a simple vista. La intrincada cadena que asienta la vida, y  cualquier creación en ella, fue y será siempre para el hombre un desafío constante y hará surgir de él lo peor y lo mejor de sí mismo, en la búsqueda de esas respuestas tan profundas y por momentos tan lejanas de alcanzar.
Aún hoy, en la era de la omnipotente tecnología, en los tiempos de un hombre que se jacta de la más pura libertad de pensamiento, del mayor crecimiento en sabiduría, continuamos flagelándonos con miserias inadmisibles, permeables y permisivos frente a crudezas abominables; aquellas mismas que al leer en la historia de otros tiempos, sacaban nuestro mayor justiciero y que se nos hacían impensables para nuestro presente.

Así “El ocho”, da vueltas a una rueca con infinitas rosas, no sin menos espinas. Muestra mucha creatividad en los recursos para captar la atención, algo que se denota más magro en el desarrollo de los personajes y en la propia trama.

Coronas-Imperiales,-cetro-y-orbe_Regalia-RusaUn ajedrez que engendra un poder magnánimo ha atravesado la milenaria historia, desde antes incluso de Carlo Magno, donde se empieza a originar el misterio. Se han diseminado sus piezas y es de vital importancia que se reúnan nuevamente y no menor es encontrar quien pueda concretar dicha acción.

Dos serán las protagonistas que en paralelo desarrollarán la historia; una, joven novicia inmersa en los momentos previos a la Revolución Francesa que conecta su vida al ajedrez misterioso, relación eterna que la llevará como en una montaña rusa a lugares, personas y situaciones de lo más movilizadoras.

La otra , una joven e inteligente ingeniera norteamericana, que retoma la historia en los años 70  siendo elegida, sin saberlo, para continuar la búsqueda de las piezas; que reunidas, contendrán el poder de actuar a modo de piedra filosofal en la vida de los hombres.

Mística y Ciencia se intentarán dar la mano, figuras de poder y sabiduría nos recordarán trozos trascendentes de la Historia. Grecia y su atrapante legado, Europa Clásica y sus sueños de grandeza que enmarca a una intrigante Francia en sus tiempos de revolución y luego de Bonapartes.
Retazos de la Historia subyugante, junto a destellos de temas atrapantes ( a modo de ejemplo la secuencia de Fibonacci, según el libro ideas engendradas en Pitágoras), conjugan una lectura amena, que reitero funcionan más como repaso de teoría de números, de criptografía, de Historia y otras ciencias.

Una vez más Cosme en su adelantado jaque, me regaló otra torre en mis lecturas. Si son adictos a los acertijos, a los números, a la Historia, o a la mayor indescifrable pieza que es el propio ser humano, les recomiendo ésta lectura.
No les prometo que les será develado ningún secreto, pero si que la razón les hará cosquillas en muchos tramos.

Gracias,
Alice

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s