El Pasado

¿Quién se anima a amar?

1355263460_0ff38f6708_oMe estoy preguntando que arista sería mejor focalizar para traducir en palabras  lo que me provocó el tema y el desarrollo de este libro. Como siempre y con algo de experiencia en lectura, creo que ,como todo buen libro, El Pasado me genero muchas más preguntas que respuestas.

El amor debe ser uno de los temas más redundante canalizado en las diversas expresiones artísticas y en mucha mayor medida, en la literatura. Ha sido desmenuzado en todas sus formas desde todas las épocas, pero Alan Pauls nos deslumbra en ésta novela con una exposición mucho más cruda y nunca menos real de tan enigmático sentimiento humano.

Siendo estudiante universitaria, tuve el honor de ser alumna de Reyes Abbadie, reconocido profesor de historia a nivel internacional, un Señor con mayúsculas que vivía a modo de fuente de sabiduría caminante y que podía ser apreciado sin más como uno de esos deslumbrantes regalos que a menudo nos da la universidad pública.

El fue incansable en trasmitir un mensaje a través de horas y horas de fascinante historia enraizada entre anécdotas y pinceladas de su prodigiosa memoria.

Siempre reiteraba “jamás, jamás den a una situación, cualquiera sea su índole, un diagnóstico obvio”, “sean creativos y piensen en las verdaderas raíces de un conflicto y nunca se queden con lo primero que escuchen o vean, porque seguramente no los ayudará con la verdad”.

paulsfoto8Estoy segura que Alan Pauls con sus actuales 50 años y siendo uno de los  mejores escritores latinoamericanos vivos no fue nunca alumno de Abbadie, pero aún así es exactamente el mensaje de éste último el que pone en práctica en toda la novela.

Durante poco menos de 600 páginas, una atrapante novela que tiene mucho de espejo para la mayoría (me atrevería a decir para casi todos), desarrolla la historia de una relación. Una pareja que luego de amarse profundamente, decide separarse sin tomar conciencia de que hay nudos que no son humanamente posibles de desatar.

Él racional, ella vehemente, él pasional ella falta de cordura, él con adioses débiles, ellas con rabias y distancias falsas. Rimini y Sofía tejiendo la única oportunidad de una historia de vida.

Todo parece estar permitido en el juego mutuo: otros comienzos, reiteradas obsesiones, roles secundarios, sectas inverosímiles, innumerables equivocaciones, escasos aciertos, y ADELA H. , un dantesco bar.

Es fácil pensar en lo inverosímil de la madeja, para luego caer en la cuenta de la cotidianeidad de lo que al principio se asemejaba a solo un cuento fantástico.

El trágico amor griego, el puro amor bíblico, el caótico amor moderno. ¿Hay acierto en dibujar uno como verdadero, o mejor o peor?

¿Hay forma de medirlo o encasillarlo correcto?

¿Existe algo que lo modela como básico más allá de los tiempos?

¿A quien buscamos amar cuando amamos?

La calma de un patrón social o el desasosiego de un amor que catalogamos imposible, ¿ son caras irreconciliables en la vida?

¿Cuanto tiempo nos dejamos estar para batallar internamente y vitorear una respuesta, si es que la hay ?

Una vez más queridos, si esperan una novela de amor predecible, equivocamos el rumbo, si esperan no involucrarse o espejarse en algún personaje, más imposible aún.

el-pasado “El Pasado” nació con mucha fuerza en letras pero no conservó las buenas criticas cuando pasó a la pantalla grande (deben tener ustedes infinidad de ejemplos de libros excelentes cuya traducción al séptimo arte queda completamente desdibujada), por eso lo recomiendo en papel, y en lo posible gozando de un buen estado emocional para parcializar la historia lo menos posible.

No se equivocó mi querida amiga Gaba,( gabbagabbahey como le dicen algunos en referencia al tema de Los Ramones) eterna lectora y “demasiado orgullosa” porteña (según Gaba no es lo mismo tomar un café, que tomar un café en Bs.As.) al regalarme “El Pasado” y hablarme de Alan Pauls como una de las joyitas rioplatenses que sería un desperdicio pasar inadvertido.

Alice tomó varias pócimas de su cuento mientras leía, y así se sintió pequeñita y, por momentos, enorme, siempre siempre en búsqueda del tiempo, siempre siempre en busca de la maravilla que es amar.

Gracias

Alice.

Anuncios

2 Respuestas a “El Pasado

  1. buen post!

    El amorss, el amors…. el eterno tema del mundo….

  2. Bueno, creo que incorporaré dos libros a mi biblioteca: La mujer habitada y El pasado!!
    Sin dudas, nada tienen que ver las películas que son adaptaciones de libros. El papel es mucho más original, estimula la imaginación. Creo que la única película basada en un libro que me gustó fue El Codigo Da Vinci. Lo paradójico es que la película es tal cual como me imaginaba el libro.
    Alice, siguiendo la línea de El pasado, te recomiento La insoportable levedad del ser, de Milan Kundera, aunque es muy probable que ya lo hayas leído.

    Saludos!!

    PD: Es cierto, no es lo mismo tomarse un café que tomar un café en Buenos Aires…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s